No perdamos el tiempo, esto ya está decidido



“La Repercusión de las Elecciones de Estados Unidos 2020 en la Política Internacional” por Emmanuel Ramírez.


Cada vez estamos más cerca de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, la elección del 3 de noviembre próximo; tendrá lugar en medio de una gran división que va desde lo político, cultural y de clase. El actual presidente Donald J. Trump, que pretende reelegirse, es un líder político realmente fuera de serie. Llegó a la presidencia por una peculiaridad del sistema electoral que da prioridad al llamado “Colegio Electoral” por sobre el voto popular. Trump obtuvo el máximo cargo de su país sin haber ganado la mayoría y sin haber pasado antes por la socialización de los políticos de carrera. Lo que llevo a pensar que Moscú se había inmiscuido en la campaña electoral estadounidense de 2016, hecho que fue mencionado varias veces durante las audiencias sobre el impeachment, así como el conflicto entre Rusia y Ucrania.

En Estados Unidos, aparte de lidiar con las elecciones presidenciales también tienes que hacer frente a esta emergencia sanitaria, la cual se ha convertido en un examen sorpresa que ha puesto a prueba el liderazgo de todos los jefes de Estado en el mundo. Algunos están de acuerdo con las decisiones tomadas por el Gobierno norteamericano y otros las critican, pero la realidad es que todos ellos, de derecha o izquierda, enfrentan el mayor reto de sus carreras públicas, y solo dentro de algunos meses o años sabremos si sus decisiones fueron acertadas.

Estas elecciones en los tiempos del coronavirus han sido todo un reto en EE.UU. El 17 de marzo se llevaron a cabo las primarias más recientes del Partido Demócrata para elegir al candidato que se enfrentará al presidente Donald Trump el 3 de noviembre. Claro, sino es que alguna sorpresa nos cambia el plan; a estas alturas ya nada me parece imposible. Sin embargo, la Constitución de Estados Unidos prohíbe al presidente cancelar o posponer las elecciones presidenciales.

Claramente estas elecciones son de suma importancia para todo el mundo ya que en caso de que Trump sea reelegido, existirá el temor de que se inicie una guerra comercial con China, ya que según Trump la República Popular China perjudica, a las empresas estadounidenses a través de sus bajos salarios y sus prácticas comerciales. Ambos países han aplicado castigos arancelarios a productos por un valor de cientos de miles de millones de dólares.

En noviembre de 2019, el Gobierno de EE.UU. anunció un acercamiento importante en las conversaciones sobre un acuerdo comercial con China. Pero luego de que EE.UU. resolviera nuevas leyes para apoyar al movimiento democrático en Hong Kong, China amenazó con consecuencias. Es decir, que el acuerdo está congelado. Eso es grave para Trump, porque necesita el respaldo de los agricultores de los estados rurales del medio oeste del país para ganar las elecciones, y estos sufren las consecuencias de los aranceles aplicados a sus productos por China en el marco del conflicto. Pero quién sabe, tal vez por eso los negociadores de EE.UU. cedieron a mediados de diciembre y anunciaron un primer borrador para un tratado comercial.

Por otra parte también tenemos que a comienzos de diciembre, el Gobierno de EE.UU. retomó las negociaciones con los talibanes y exigió que la milicia deponga las armas y se declare dispuesta a negociar con el Gobierno afgano, con la esperanza de que así se estabilice la situación en Afganistán para poder retirar sus tropas de ese país, con excepción de un pequeño contingente. Trump trabaja ya desde los inicios de su mandato para reducir drásticamente el número de soldados estadounidenses en Afganistán. En el año electoral 2020, para él es de especial importancia poder anunciar un éxito en ese terreno. No sabemos en cuánto tiempo se hará el retiro de tropas de este tipo, pero pienso que la mayoría de los soldados deberían estar fuera de Afganistán antes de las elecciones.

¿Y a México que tanto le afectan estas elecciones? Pues bien, México como estructura política y social, puede hacer poco para detener o esquivar los efectos negativos de las repercusiones que tendrán para nosotros los resultados de las elecciones en Estados Unidos. Esa es una de las consecuencias de la relación de vecindad asimétrica y de dependencia de México con el vecino del norte.

Las enormes asimetrías de poder y la dependencia económica de México respecto de Estados Unidos, le permitió a Trump insultar con impunidad a nuestro país, empezar a construir una gran barda en su frontera sur insistiendo en que México la costeará, obligar a cambiar el TLC por el TMEC, presionar para que México actúe como muro de contención de la migración centroamericana. En fin, la reelección abre la posibilidad de que el republicano continúe con estas o similares políticas cuando le convenga. En suma, mucho de lo que sucede en la arena política norteamericana nos concierne, pero en el caso de su proceso electoral nuestro interés está en juego y sin embargo es muy poco lo que podemos hacer al respecto.

Ese es uno de los efectos de nuestra dependencia estructural.


Semblanza del autor

Emmanuel Ramírez es estudiante de la Licenciatura en Derecho, egresado de CECyTE Guanajuato con excelencia académica y donde obtuvo el título de Técnico en Soporte y Mantenimiento de Equipo de Cómputo, certificado por la Secretaría de Desarrollo Económico Sustentable como Diseñador de Proyectos de Empresa.


Referencias bibliográficas

Camilo Egaña. (2020). ¿Qué consecuencias tendría la reelección de Trump?. 2020, de CNN Sitio web: https://cnnespanol.cnn.com/video/leopoldo-martinez-segunda-presidencia-trump-camilo-cnne-sot/

Gerardo Lissardy. (2020). “Hay similitudes entre el comportamiento de Trump y lo que vemos en dictaduras”. 2020, de BBC News Mundo Sitio web: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-51668462

Andrés Manuel López Obrador. (2017). Oye, Trump. Ciudad de México: Planeta.

160 vistas